Elecciones y después

on viernes, noviembre 01, 2013

Las elecciones legislativas nacionales en Santa Fe volvieron a trazar un mapa similar al de los comicios provinciales de 2011, que determinaron la permanencia del Frente Progresista en el gobierno, la potencia electoral de Miguel del Sel y el desplazamiento del justicialismo al tercer lugar.

La coalición gobernante, con toda la carne en el asador, no sólo revalidó su título de primera fuerza sino que también confirmó la enorme capacidad de Hermes Binner de captar masivamente voluntades ciudadanas, inalterable por donde se la mire. La notable diferencia con el segundo en cuestión, el candidato del PRO, y a diferencia de lo ocurrido en los comicios que depositaron a Antonio Bonfatti en la Casa Gris, ubica de manera indiscutible la corona de gran elector en el hoy precandidato presidencial socialista.
El caso de Del Sel, más allá de la merma ostensible de votos con relación a su triunfal debut en las urnas, es ya bastante más que una mera expresión coyuntural de rechazo por la política en general y por algún candidato justicialista en particular. Sin entrar en discusiones respecto de su perfil dirigencial, su capacidad de llegada a vastos sectores sociales debe ser anotada como un fenómeno cuya sostenibilidad en el tiempo aún es una incógnita, pero cuyas raíces ya exceden a lo previsto inicialmente. Está claro además que su figura es, por escándalo, más convocante que la fuerza política que lo tiene como referencia.
El justicialismo, por su parte, debió dolorosamente asumir su crisis y dejar de buscar chivos expiatorios a sus débiles performances electorales. La idea de que aquel impensado tercer puesto de Agustín Rossi en 2011 se debía pura y exclusivamente a la postura refractaria que tenía la mayoría de los votantes para con el candidato, y que ese problema se solucionaría apenas corriéndolo de la escena, quedó brutalmente desmentida al abrir las urnas.
El desenganche de las candidaturas locales de la lista que encabezó Jorge Obeid se vio expuesto furiosamente a lo largo y ancho de la provincia.
Dejando de lado los clásicos pases de factura de estos casos, lo que queda demostrado es el estado dramático de fragmentación y desarticulación de la otrora invencible maquinaria partidaria. Sin dudas, el socialismo supo pasar el bisturí desde su llegada al gobierno, y especialmente durante la gestión de Antonio Bonfatti, por las heridas cada vez más numerosas y gruesas del cuerpo justicialista luego de producida la deserción de su figura hegemónica por añares, Carlos Alberto Reutemann.
Las negociaciones en el Senado provincial y la aprobación de la letal boleta única son un ejemplo transparente.
Desafío mayúsculo si los hay para el peronismo santafesino en los próximos tiempos: evitar convertirse definitivamente en una opción testimonial y volver a ser una alternativa válida de gobierno.

STAFF:

Director: Gustavo Castro; Consejero Editorial: Daniel Ríos; Redacción: Claudio “Turco” Cherep, Nicolás Lovaisa; Colaboradores: Mariana Steckler, Alejandra Escalas, Salomé Sencar, Taiana Castro, Sebastián De Marco. Columnistas: Raúl Degrossi, Ludmila Losi, Pablo Bolcatto, Círculo de Dibujantes Santafesinos. Corrección: Romina Mansilla. Diseño y Diagramación: Matías Serra. Distribución: Taiana Castro. Registro de Propiedad Intelectual: en trámite.

Leave a Reply

Podes comentar acá

Revista Posta

Ciudad de Santa Fe